top of page

Mente y actos: tres cualidades para una vida plena

La mente y los actos están íntimamente relacionados. Lo que pensamos se refleja en lo que hacemos, y lo que hacemos influye en lo que pensamos. Por eso, es importante cuidar tanto nuestra mente como nuestros actos, ya que de ellos depende nuestra salud interior.


José Antonio Fernández, director del centro Mi Querencia, especializado en adicciones, nos comparte una frase muy significativa y que nos lleva a reflexionar sobre ella:

Mente abierta, Mente alerta, Mente receptiva: Tres cualidades de la mente esenciales para vivir una vida plena y armoniosa, y se manifiestan en nuestros actos.
Mente abierta, Mente alerta, Mente receptiva

Cuando tenemos una mente abierta

Una mente abierta nos dispone a escuchar y considerar diferentes perspectivas y puntos de vista. No nos aferramos a nuestras creencias y opiniones, sino que las cuestionamos y las contrastamos con otras fuentes de información. Esto se refleja en nuestros actos cuando somos honestos, directos, transparentes y simples. No tenemos nada que ocultar ni que temer, sino que expresamos lo que pensamos y sentimos con claridad y respeto. Así, inspiramos confianza en los demás y nos abrimos a nuevas posibilidades de aprendizaje y crecimiento.


Cuando tenemos una mente alerta

La menta alerta nos hace conscientes de lo que está sucediendo a nuestro alrededor y en nuestro interior. Prestamos atención a los detalles, a las señales, a las emociones y a las reacciones. Esto se refleja en nuestros actos cuando somos responsables, prudentes, cuidadosos y oportunos. No actuamos por impulso ni por inercia, sino que evaluamos las consecuencias y las alternativas de nuestras acciones. Así, evitamos cometer errores y aprovechamos las oportunidades que se nos presentan.


Cuando tenemos una mente receptiva

Mientras la mente receptiva nos dispone a aceptar nuevas ideas y experiencias. No nos resistimos al cambio ni nos cerramos a lo desconocido, sino que lo exploramos y lo incorporamos a nuestro repertorio. Esto se refleja en nuestros actos cuando somos flexibles, adaptables, creativos y curiosos. No nos conformamos con lo que sabemos y tenemos, sino que buscamos mejorar y ampliar nuestros horizontes. Así, enriquecemos nuestra vida y nos preparamos para los desafíos y las sorpresas que nos depara el futuro.


Como podemos ver, tener una mente abierta, alerta y receptiva nos beneficia tanto a nosotros mismos como a los demás, ya que nos permite establecer relaciones más sólidas y confiables, aprender de las diferentes perspectivas y adaptarnos a los cambios y desafíos de la vida. Por el contrario, cuando tenemos una mente cerrada, distraída y resistente, nos perjudicamos tanto a nosotros mismos como a los demás, ya que nos impide conectarnos con los demás, crecer de las nuevas experiencias y ajustarnos a las situaciones cambiantes.


Por eso, te invito a que reflexiones sobre el estado de tu mente y tus actos, y que busques cultivar estas tres cualidades que te harán sentir más pleno y feliz. Recuerda la frase de mi colega y amigo: Mente abierta, Mente alerta, Mente receptiva.


7 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page